Skip to content
Published abril 17, 2018

Acercándonos a lo simple, a lo natural ,
que nuestra conciencia nos guíe hacia la victoria.

Respira y mentalmente pronuncia la palabra victoria.
Todavía no has aprendido lo que es la espiritualidad. La religión no es la espiritualidad. Tu conocimiento no es la espiritualidad. Tu felicidad no es la espiritualidad. Ni tu buena suerte ni tus tragedias no son espiritualidad. La espiritualidad se enfrenta a sí mismo con una sonrisa cuando la vida nos enfrenta.
Todo el mundo, ya sea un rey o una reina, pobre o mendigo, amante o desertor, el abogado o el acusado, va a ser impugnado en la vida. Una cosa al que no puedes escapar es al desafío. Tanto si tú retas al desafío como si cedes ante él, tu espiritualidad se decidirá. ¿Tu espíritu debe ser más alto que el desafío para que pueda hacerle frente? Es sencillo. Si tu cara y tu gracia no se rinden ante el desafío, tú eres espiritual. De lo contrario, no lo eres. Punto final.
Sólo entiende una palabra. Créame, yo no voy a dar ninguna palabra en sánscrito o cualquier palabra religiosa, ni nada. Sólo estoy diciendo algo que te ayudará a sobrevivir lo que venga. Cuando tienes que enfrentar algo y no tienes la respuesta, simplemente llama adentro de ti mismo diciendo, ” victoria.” Apóyate en la Victoria. Que sea ésta una palabra de guía, y la consideres una palabra preciosa. No sé lo que eres, quién eres, por qué eres. No hagas preguntas. No hagas tu análisis. No trata de resolver los problemas.
Sólo pronuncia la palabra victoria. “Con la mera expresión mental de esta palabra toda tu vida va a cambiar. Repite en tu mente la palabra “Victoria”. Pruébalo. Hallarás la fuerza de cien ángeles a tus espaldas. Tú tienes tu propia vida. Vívela. Tú no tienes que pertenecer a 3HO o Sikh Dharma o Yogi Bhajan, pero donde quiera que estés, sea cual sea la dificultad, la neurosis o psicosis: cada vez que necesites ayuda, respira y pronuncia mentalmente la palabra “victoria”. A ver qué sucede . Dios te bendiga. ¡Sé bello, sé generoso, sé tu propia gracia! Dios hizo a cada hombre, cada mujer, y cada persona como una sola persona. Un solo Dios hizo a todo el mundo como un solo ser. Los que no respetan la Unidad de Dios, la unidad de sí mismos, y la unidad de los demás, son muy auto-destructivos y nunca serán felices. Pero los que buscan la Unidad de Dios, la unidad de sí mismos, y la unidad de los demás, serán felices, prósperos y tendrán una vida de gozo. Esa es una promesa. Por lo tanto, es una cosa muy sencilla. No interfieres con la psique de otra persona.Déjala en paz. Vive y deja vivir. No te falles a ti mismo. No falles a tus amigos. Ni falles a tu enemigo. Dale un buen partido. Disfruta. No es algo que estamos bromeando. Hablamos en serio. Y si quieres ayudar a alguien, dale esta palabra. Básicamente es una oportunidad para crecer, una oportunidad de ser fuerte. Las personas en buena forma física van a sobrevivir. Las personas débiles tendrán dificultades, especialmente las dificultades mentales. Es un sistema muy sencillo. No hay una sola persona en este mundo que no tendrá un desafío. El desafío siempre viene. Necesitas vitalidad para la victoria. Si empiezo a enseñarte repasando todos los ritmos y eso, se necesitará cien años. Esto es simple. Tú serás confidente en el momento. Sentirás la “patada”. Sabrás que algo mejor que tú está contigo. Eso te dará campo para la victoria, y estarás bien. Recuerda: Respira y mentalmente pronuncia la palabra victoria. Respira no más uno, dos o tres segundos, repite la palabra en tu mente, y después de decirlo, deja salir el aire.
Qué tengas lo mejor del Año Nuevo y disfruta de la vida como puedas. Qué el viento esté siempre a tus espaldas, qué los ángeles bailen contigo, y que tu conciencia te guíe hacía la victoria.

Extractos de una conferencia de Yogi Bhajan,
31 de diciembre de 1992.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *